Actos vandálicos

Servicio a la comunidad frente a sanción económica

El Ayuntamiento de Barcelona viene aplicando desde enero de este año un programa de sustitución de sanciones económicas por infracción de ordenanzas municipales por trabajos de servicio a la comunidad. La iniciativa esté pensada para cualquier perfil de la población, aunque se ha pensado especialmente en los menores de edad, ya que persigue un fin educacional muy adecuado para los adolescentes.

La Ciudad Condal ofrece más de mil plazas en cerca de 300 establecimientos de distinto tipo en los que se puede conmutar una multa por un paquete de horas de trabajo en beneficio de la sociedad. Bibliotecas, centros ciudadanos, instalaciones deportivas o residencias para personas mayores, entre otros, figuran en el catálogo de lugares en los que puede sustituirse una sanción por otra.

La denominada Carta Municipal de Barcelona contempla la posibilidad de que las sanciones pecuniarias puedan ser compensadas por trabajos o prestaciones en beneficio de la comunidad o por otro tipo de acciones alternativas. Y es mediante la misma ordenanza reguladora de comportamientos en los espacios públicos cómo se regula el procedimiento sancionador, incluido el caso de las sustituciones.

Con una práctica de intercambio que ya se recoge en nuestro ordenamiento jurídico – y que ha sido especialmente relevante con su aplicación a ciertas infracciones de la Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores -, el Ayuntamiento de Barcelona sigue ahora la misma línea, en un ámbito secundario como el incumplimiento de una ordenanza municipal, pero no menos significativo por cuanto persigue la comisión de faltas tan llamativas en la convivencia cotidiana como repetidas.

Para determinar la medida alternativa más adecuada se tendrá en cuenta el tipo de infracción cometida. Si la infracción es por comportamientos vandálicos, la alternativa tendrá que ver con la restitución del mobiliario urbano y la mejora de los espacios comunitarios. Y si lo es por una acción que afecta a otras personas, propondrá una restitución del agravio a través de la prestación de ayuda y de servicios de atención a las personas.

El programa emprendido por el Ayuntamiento de Barcelona establece, además, que el volumen de horas en beneficio a la comunidad como sustitutivo de una sanción administrativa lo será en proporción al importe económico de la sanción inicialmente impuesta. Para ello toma como base de estimación el coste por hora del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de los trabajadores no cualificados temporales.

De este modo, una sanción de 30 euros por consumo de alcohol en la vía pública equivale a seis horas; una de 75 euros por defecar en la calle será igual a 15 horas . Y en un caso más extremo, aunque no menos actual, quien reciba una multa de 750 euros por pintar grafitis o atacar el mobiliario urbano podrá sustituir la sanción por 148 horas de trabajo social.

Al fin de reeducación o reinserción que persigue el programa, se añade otro no menos desdeñable como es asegurarse de que el daño causado sea repuesto. De otro modo, pero, al fin, repuesto porque no son pocos los casos – en Barcelona como en cualquier otra ciudad o pueblo español – en los que la situación de insolvencia o la simple negativa a atender el pago de una multa queda al albur – con el coste de tiempo y medios de las administraciones – de que una futura y lejana orden de embargo consiga del ciudadano infractor la satisfacción de la deuda.

Acostumbrados, como estamos, a que leyes y normas de rango inferior sean orilladas, una veces por una aplicación interesadísima de garantías procesales y otras por la fijación en resolver el incivismo con una mera compensación económica, la iniciativa emprendida en la capital catalana puede servir de inspiración para recordarnos que pobre ley es aquella que renuncia a evitar la repetición de un delito o una falta y se conforma, en todo caso, con la aplicación de penas.

Que éstas se cumplan o no, o que el mejor cumplimiento implique, como en este caso, pagar con tiempo y no con dinero es lo más cercano que tenemos a adaptarnos a unos tiempos y a una realidad que no admiten, como antaño, ‘una noche de calabozo’, pero que tampoco pueden aceptar el perverso principio de que “el dinero lo arregla todo”.

 

Foto: AyB

¿Algo que comentar? Déjanos tus opiniones en el formulario que encontrarás a continuación. Y si te ha resultado interesante, no dudes en compartir esta entrada en tus perfiles en redes sociales o por email utilizando estos iconos.

1 comentario en “Servicio a la comunidad frente a sanción económica

  1. juana maría martín fajardo

    Importante qu el trabajo servicio sea una acción productiva y que permita concienciar a los cuidadanos de la importancia de cuidar el entorno. Facilitando el trabajo colaborativo y creando sinergias entre las personas. Para fomentar más que todo los servicios de los que disfrutamos, también pagamos todos. No se hace necesaria la asnción, cuando todos estamos conociendo el valor de lo que nos rodeas. Por ello, educar y servir es el mejor modo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *