Clarence Darrow

Clarence Darrow: un abogado para los condenados. Activismo y práctica apasionada de la abogacía*

1. INTRODUCCIÓN. LETRADO Y HOMBRE DE LETRAS

Clarence Darrow es uno de los abogados curtidos en los tribunales de justicia (conocidos en EEUU como Attorneys) más célebres de la historia de Estados Unidos. Es un auténtico icono del siglo XX. Algunos de los procesos más célebres en los que intervino, han sido dramatizados tanto en el teatro como en la pequeña o gran pantalla. Es de esos personajes instalados en el imaginario colectivo de su país. Se le cita, en relación a sus casos complejos y mediáticos, o respecto a sus habilidades en la retórica, puestas al servicio de causas normalmente justas. Incluso se bromea en torno a él y a su figura. Por ejemplo, en la película En Bandeja de Plata (The Fortune Cookie, EEUU, 1966), de Billy Wilder, hay una broma a costa del personaje que, desgraciadamente, no sobrevive al doblaje en castellano. La película está dividida en 16 segmentos cada uno con su rótulo. En el número 7, titulado “El Plan Géminis”, el abogado William Gingrich (Walter Matthau) está en su despacho. Un sastre le está tomando medidas para confeccionarle un traje, a cuenta del dinero que supuestamente recibirá por la indemnización del accidente de su cuñado. El sastre le pregunta si quiere tirantes. El letrado le responde: “¿Suspenders? They went out with Clarence Darrow. Great lawyer, lousy dresser”. Es decir, “¿Tirantes? se extinguieron con Clarence Darrow. Gran abogado, terrible en el vestir”.

Darrow, aparte de un letrado de reconocido prestigio, fue un afamado hombre de letras. Escribió su autobiografía, The Story of my life, que se publicó en 1932, convirtiéndose en un éxito de ventas, una novela de ficción y un libro que acumulaba ensayos y artículos de interés político social y económico que había sido publicado previamente en periódicos y revistas. Formó parte de Clubs y Asociaciones, cuyo objetivo era crear foros de debate de temas de actualidad. También fue miembro activo de diversas Asociaciones por la defensa de los derechos civiles, entre las que destaca la NAACP (National Asociation for the advance of colored people o Asociación nacional para el progreso de la gente de color). Realizó algún intento de acceder a cargos públicos de cierta relevancia. Participó en mítines y pronunció conferencias sobre temas candentes de la actualidad que le tocó vivir, y en concreto, sobre temas relacionados con sus posiciones liberales y progresistas (como su condena particular a la pena de muerte), que defendió con la misma vehemencia que su tesis ante un tribunal.

 

2. BIOGRAFÍA. DARROW: UNA INCONFORMISTA Y AUTORIZADA VOZ DE SU TIEMPO

Clarence Seward Darrow nació en Farmdale, una pequeña comunidad al sudoeste de Kinsman, en el Condado de Trumbull, Ohio, el 18 de abril de 1857. Era el quinto de un total de ocho hermanos.

Sus padres fueron afamados librepensadores. Su madre Emily Addy, fue pionera en la defensa del sufragio femenino y en el apoyo en general de los Derechos de la mujer. Su padre, Ammirus Darrow, fue un apasionado y ferviente iconoclasta, que traspasó a su hijo la pasión por la lectura. El Sr. Darrow había expresado públicamente opiniones contrarias a la religión (como instrumento para dominar las mentes), contra la pena capital y contra el abolicionismo de la esclavitud (del famoso Senador Abolicionista William H. Seward, de Nueva York, Ammirus puso el segundo nombre a su quinto hijo). Amirus Darrow, que contribuyó a la liberación de algunos esclavos que huían hacia el norte del país.

Darrow diría en relación a ciertas enseñanzas de su padre: “Tengo poco respeto por la opinión de la multitud. Mi instinto me hacía dudar de la visión mayoritaria. Mi padre había dirigido mis pensamientos y lecturas. Él me había ensenado a cuestionar en lugar de aceptar. Nunca pensó que el miedo a Dios era el comienzo de la Sabiduría. Yo siempre he sentido que esa duda era el comienzo de la Sabiduría, y que el miedo a Dios era el final de la Sabiduría”.

Desde muy joven, Clarence muestra interés en el estudio de las leyes. Cursa Derecho en la Facultad de la Universidad de Michigan durante un año. Las Universidades americanas tenían un programa de dos años en aquél entonces para el estudio del derecho. No continuó sus estudios allí, porque era demasiado caro para sus padres, a quienes tranquilizó diciéndoles que podía seguir estudiando leyes por su cuenta en su Ohio natal. Así lo hace, acudiendo al despacho de un abogado cuyo nombre no se conserva. Se examinó ante el Comité de la Asociación de Abogados de Youngstown, Ohio, y aprobó las pruebas de admisión, comenzando el ejercicio profesional en 1878 en dicha ciudad.

Darrow decidió mudarse a Andover, una modesta comunidad granjera situada a unas 50 millas de su hogar de adolescencia en Kinsman. En 1880, contrae matrimonio con la joven Jessie Ohl, de familia adinerada, cuyos padres le prestan el dinero necesario para comprar sus libros de leyes. Ambos viven en un pequeño apartamento encima de una zapatería, apartamento que le sirve igualmente de despacho. Por aquellos días se asocia con otro letrado, J.S. Morley, creando juntos un despacho en Andover. En esta ciudad, Clarence Darrow abre su primer despacho ex profeso y exclusivo para atender al público.

En sus primeros años de profesión, ejerció la abogacía respecto a disputas derivadas de compraventas de caballos (Horse Trades), problemas de lindes (Boundary lines), reivindicación de bienes muebles (Actions in Replevin), reclamaciones de responsabilidad civil (Torts) y ocasionalmente algún asunto penal (Criminal Complains), relativo la mayoría de los casos a la venta ilegal de licor o a la venta de leche aguada, para incrementar el volumen del producto a vender.

Darrow y su familia abandonan Adrover y se dirige a la ciudad de Ashtabula, en el mismo estado de Ohio, donde el letrado continúa en el ejercicio de la abogacía. Allí fue elegido City Solicitor. Dicha expresión (más extendida en el Reino Unido para definir a aquellos letrados que no ejercen la abogacía ante los Tribunales de Justicia) en EEUU se reserva tradicionalmente para aquellos abogados que – en contraposición a los Attorneys o letrados habilitados para el ejercicio ante Tribunales de Justicia que aplican la ley y el precedente- solicitan la aplicación de la Equidad (Equity), la segunda fuente del derecho jurisprudencial inglés (la primera es el Common Law), basada en principios de justicia natural (fairness). Ese cargo fue ejercido a tiempo parcial, lo que le permitió a Clarence Darrow compatibilizarlo con la práctica de la profesión en los Tribunales. Tiene su único hijo en 1883, llamado Paul. Comparte brevemente el ejercicio profesional con un joven abogado llamado James Roberts, que le roba sus libros y desaparece sin que jamás vuelva a oír hablar de él.

Sus tempranas dotes de oratoria hacen que muy pronto se le pida que pronuncie discursos, como el del Memorial Day (día de los caídos en la guerra de Secesión), o que se vea envuelto en política, siendo elegido Delegado del Distrito por la Convención Demócrata del Condado de Ashtabula (Ashtabula County Democratic Convention). Como ardiente Demócrata en el Republicano Condado de Ashtabula, el letrado estaba en franca minoría, lo que no impidió que se le llamase para dar charlas y debatir sobre asuntos que concernían a la ciudad. En 1885 se presentaría como Senador de su Estado y fue derrotado. En 1886 como Fiscal del condado y también fue derrotado.

Darrow defendió a algunos acusados indigentes y destacó en un notorio caso de divorcio. Darrow en nombre de su cliente, la esposa, demandó al esposo, un personaje con mucho poder en la comunidad, solicitando el divorcio sobre las bases (grounds) de Negligencia Grave (Gross Neglect) y Crueldad o Ensañamiento Extremo (Extreme Cruelty), en un proceso donde declararon alrededor de 100 testigos. La esposa, al final del periplo jurídico, recibió 1200 dólares mensuales de la época en concepto de pensión compensatoria (Alimony) de por vida.

En aquellos días, la mayoría de los juicios se celebraban ante la Justicia de Paz. Darrow describe los apasionados juicios como “…rellenos de color, vida e ingenio…” (being filled with color, life and wits). La gente se aglutinaba en la sala del Tribunal y tomaba partido entre las partes contendientes y sus abogados. Nuevamente en palabras de Darrow: “…vecindarios, iglesias, huéspedes y comunidades enteras divididas en torno a demandas como si estuviesen en guerra…” (neighborhoods, churches, lodges, and entire communities divided over lawsuits as if in war). En ocasiones, los asuntos eran juzgados en el propio Hall del Ayuntamiento, pues el Juzgado de Paz era incapaz de albergar y acomodar a todos los espectadores interesados.

Mientras Darrow vivió en Ohio, en Chicago ocurrió un suceso que tuvo una enorme influencia en el joven letrado. El cuatro de mayo de 1886 comenzó una huelga en Haymarket Square. Mientras la policía trataba de dispersar a la multitud, una persona anónima arrojó un cartucho de dinamita a un policía. La explosión mató a un agente de policía. En medio de la confusión murieron otros siete policías, otros tantos fueron heridos y el resto de los agentes dispararon a mansalva y mataron e hirieron un desconocido número de civiles de entre la multitud. En una controvertida investigación, ocho anarquistas fueron rápidamente apresados, acusados y condenados por asesinato. Siete fueron sentenciados a pena de muerte. Cuatro fueron ahorcados y uno se suicidó en prisión. El juicio y la sentencia fueron vistos por expertos de todo el país como uno de los grandes errores de la historia judicial de EEUU. Los Condenados y Ejecutados se convirtieron en mártires para muchos. Clarence Darrow se arrepintió por no haber podido intervenir en la defensa de los acusados en ese asunto.

Su más famoso caso en Ohio, Brockway V. Jewell, 52, Ohio 187 (1894) fue un ejemplo de cómo primaban sus principios por encima de su cartera. El objeto de este proceso era la recuperación de un arnés de caballo con un adorno dorado por valor de 50 dólares. El alcohólico hijo de una familia próspera, le entregó el arnés a un muchacho, el cliente de Darrow, que había cuidado de aquél cuando estaba enfermo. El hombre dejó de pagar el importe del arnés y el acreedor quería recuperar el objeto. El caso se juzgó primero en el Juzgado de Paz. Darrow perdió. La Apelación tuvo lugar en The Court of Common Pleas (Tribunales de Jurisdicción General, en contraposición de los Tribunales de Jurisdicción Federal), en un juicio con Jurado. Darrow ganó. La Sentencia fue apelada y revocada. Se celebra un nuevo juicio, nuevamente ante El Juzgado de Paz (JP -Justice of Peace- Court) y apelada ante The Common Pleas Court. Darrow ganó también el segundo juicio de Jurado y tuvo éxito igualmente ante la Corte Suprema de Ohio (Ohio Supreme Court). Pasaron 8 años entre el primer juicio ante el Juez de Paz y este triunfo en la Corte Suprema del Estado. Clarence Darrow ya se había mudado a Chicago, y tuvo que regresar a su Estado natal para esgrimir y argumentar su caso ante la Corte Suprema. Cobró en total por este juicio 5 dólares de su cliente, y respaldó las costas de todo este largo proceso de su propio bolsillo.

Darrow se traslada a Chicago, como ya hemos apuntado. Ello ocurre en 1887, a la edad de 30 años. En la gran ciudad entabla amistad con grandes de los pensadores progresistas de su tiempo. Nuevamente sus dotes de oratoria le valieron la participación en asociaciones de debate y grupos de discusión en la ciudad referenciada.

Se convirtió en letrado del Ayuntamiento (Assistant Corporation Councel), de la ciudad de Chicago, desarrollando una gran carrera en el ejercicio de la profesión, ingresando, a tiempo parcial, en el departamento legal de la compañía ferroviaria Chicago & North Western Railway, en 1891.

Darrow llega a Chicago justo un año después de la terminación del recorrido legal del caso Haymarket. Después de que los condenados supervivientes agotasen sus recursos al Tribunal Supremo de Illinois y al Tribunal Supremo de EEUU, el Gobernador republicano Richard James Oglesby decidió cambiar la pena de muerte por la de cadena perpetua. En 1893 el mentor y amigo personal del letrado de Ohio, John Peter Altgeld (había sido el autor de uno de los libros de referencia de Darrow: Our penal Machinery and its victims, Nuestra Maquinaria penal y sus víctimas) asume en cargo de Gobernador. En la campaña de Atgeld, Darrow había sido gestor y estratega. El nuevo Gobernador tuvo que hacer frente a considerable presión de la izquierda política para otorgar el perdón a los condenados del Haymarket. Darrow personalmente presionó a Atgeld en tal sentido en numerosas ocasiones. Éste decide conceder el perdón el 26 de junio de 1893. En lugar de otorgar una breve explicación, Altgeld redactó un informe de 60 páginas donde critica al Juez Gary que presidió el proceso mencionado. El perdón del Gobernador y el ataque al Juez Gary desataron una tormenta de protestas populares, que acabarían con la carrera política y causarían la ruina de Altgeld.

En ese mismo año de 1893, Darrow y algunos de los más destacados abogados de Chicago forman el bufete Collins, Goodrich, Darrow & Vincent, cuya sede estaba en el emblemático edificio Rookery Building, que está considerado uno de los más famosas obras arquitectónicas del país del siglo XIX.

En marzo 1894 Darrow se vio envuelto en una batalla judicial, que afecta a una contienda política, como letrado del Departamento legal de la ciudad, cuyo escenario es un escándalo electoral en las elecciones para Concejal de la ciudad de Chicago (Chicago’s First Ward). También se ve implicado en las repercusiones legales de una nueva huelga (una de tantas en las que defendió a trabajadores) y boycott por parte de los empleados de Pullman Palace Car Company. Esta huelga se conoció como la Pullman Strike. Un grupo importante de los trabajadores de esa empresa eran miembros del Sindicato American Railway Union (ARU), liderado por Eugene V. Debs. Los huelguistas detuvieron los servicios de ferrocarriles y la entrega y recepción del correo, lo cual culminó en la aparición de severos focos de disturbios que generaron gran violencia. El entonces presidente del país, Stephen Grover Cleveland, envió 12.000 soldados para disolver el conflicto. Debs quiso contratar a Clarence Darrow para su defensa. Darrow, que decidió hacerse cargo de la misma, tuvo que dejar su cómodo puesto como abogado corporativo (Corporative Lawyer) en la mencionada compañía ferroviaria Chicago & North Western Railway, haciendo un considerable sacrificio económico. Debs y otros fueron acusados de Conspiración para obstruir el Correo de EEUU y Desacato al Tribunal que había dictado resolución de ordenar la reanudación del servicio de correos y de ferrocarriles. Debs y los demás fueron juzgados. En un primer juicio el cliente de Darrow logró la absolución, pero en un segundo proceso, él y el resto de los huelguistas fueron condenados a penas que oscilaban entre tres y seis meses de prisión. Darrow se expresaría públicamente en contra de las medidas cautelares y órdenes restrictivas durante una huelga legítima.

El único cliente de Darrow que no logró evitar la pena de muerte fue Patrick Eugene Prendergast. Fue condenado en 1894 por el asesinato del Alcalde de la ciudad de Chicago, Carter H. Harrison Sr., al que disparó en su casa, para rápidamente entregarse a las fuerzas de la autoridad. Prendergast estaba mentalmente enfermo (Mentally Deranged Drifted) de manera más o menos objetiva. Pese a los intentos de bloquear la ejecución, que incluyeron la nulidad del primer juicio, y la celebración de otro proceso ante el Jurado, que incluyó un emotivo alegato de  enajenación mental de su cliente (Insanity Defense), Prendergast fue hallado culpable nuevamente y ejecutado en la horca.

Darrow, desencantado con el resultado del proceso contra Prendergast, se concentró en ser Abogado Laboralista, convirtiéndose en un destacado jurista en esa especialidad. Defendió a trabajadores de la madera en Winsconsin, o a Sindicalistas del sector del Carbón en una severa huelga en Pensylvannia en 1902. Volvió a coquetear con la política, y en ese sentido contribuyó al desarrollo del Partido Populista (Populist Party), un Partido Político de corto recorrido, claramente de izquierdas, cuyo objetivo principal era emprender cierta cruzada en defensa de las comunidades agrarias, mostrando cierta hostilidad ideológica contra los bancos, ferrocarriles y en general todo tipo de élites socio-económicas. En ocasiones se aliaron a asociaciones sindicales en el norte del país, concretamente en ciudades como Chicago. En 1896, Los Populistas apoyaron la nominación del candidato a la presidencia William Jennings Bryan (que sería en contrincante de Darrow en El Juicio del Mono –The Monkey Trial-). Este partido terminó perdiendo su identidad al fusionarse con el Partido Demócrata.

En 1897, después de 19 años de matrimonio, Clarence y Jesse se divorcian, haciéndolo de común acuerdo. El pacto incluía el disfrute del que fuera hogar conyugal y familiar para ella y 150 dólares al mes de por vida de pensión, también para la esposa. Jesse contrajo posterior matrimonio con un juez, ante el que el letrado compareció en numerosas ocasiones. Después de uno de sus tantos discursos, Clarence Darrow conoció a una mujer 16 años más joven que él, Ruby Hammerstrom, periodista de Chicago. Se enamoraron y se casaron el 16 de Julio de 1903.

En 1910 Clarence Darrow es contratado por el sindicato American Federation of Labor (AFL) para la defensa en Los Ángeles a los hermanos John y James McNamara. Se solicitó una donación a nivel del país y se recaudaron los fondos necesarios para el pago de los honorarios del letrado. Los dos hermanos fueron acusados de colocar la bomba que, el 1 de octubre de ese año, destruyó el edificio que albergaba el periódico Los Angeles Times. Como consecuencia del incidente murieron alrededor de 20 personas, empleados de dicho periódico. La idea de los McNamara, miembros del sindicato referenciado, era que la bomba estallase cuando no había nadie en las oficinas y volar el edificio en sí como un acto de protesta y reivindicación. El detonador falló e hizo estallar el rudimentario artefacto cuando el edificio estaba en plena ebullición de personal. Para colmo de males, la bomba se colocó muy cerca del suministro del gas del edificio, lo que convirtió el lugar en una auténtica catástrofe. Se hizo una declaración de culpabilidad y se llegó a un acuerdo con la acusación para evitar la pena de muerte. El resultado fue cadena perpetua para John, y quince años de prisión para James.

Clarence Darrow se arrepentiría de llevar la defensa de este asunto. En enero de 1912, Darrow fue formalmente acusado (indicted) por dos causas incoadas por soborno al Jurado (jury bribery) en Los Ángeles, hechos presuntamente acontecidos en el mencionado caso de los dos hermanos McNamara. Uno de los ciudadanos que habían sido llamados para componer el Jurado de este asunto (Prospective Juror) informó a la policía sobre la oferta que se le hizo. La policía montó un dispositivo y observó al Jefe del equipo de investigadores privados de la defensa, Bert Franklin, entregar 4.000 dólares al posible miembro del Jurado, a dos manzanas de distancia del despacho de Darrow. Después de hacer el pago, Franklin caminó una manzana en dirección al despacho del letrado, antes de ser arrestado justo frente al propio Darrow, que caminaba hacia el lugar del arresto después de recibir una llamada en su oficina.

En mayo, Darrow fue juzgado, después de que Franklin, condenado por soborno al miembro del jurado, dijese que el dinero se lo había entregó el propio abogado defensor. Clarence contrató para su defensa al letrado de Los Ángeles, Earl Rogers, uno de los más reputados penalistas del país. Resultó absuelto. En el Segundo juicio por soborno al jurado que tuvo que encarar Darrow, comenzó el 20 de enero de 1920. Volvió a contratar a Earl Rogers. Como era un alcohólico, éste enfermó y tuvo que dejar el caso. Darrow se auto-defendió con la ayuda de O.W. Powers, un antiguo Juez de Utah. En esta ocasión estuvo a punto de perder su propio caso y tuvo que realizar el interrogatorio (cross-examination) él mismo personalmente a Franklin. El Juicio terminó el 8 de marzo con un Jurado en desacuerdo (Hang Jury). Hubo división de de 8 contra 4, entre los miembros de ese Jurado. Un jurado termina de ese modo, cuando no se alcanza un veredicto con el requerido grado de unanimidad para la culpabilidad, al existir una importante división de opinión entre sus miembros. En estos casos estaríamos ante un Juicio Nulo (Mistrial), y la acusación puede volver a presentar nuevamente los cargos. Darrow todavía pudo tener que enfrentarse a un tercer juicio, pero el Fiscal decidió retirar definitivamente los cargos, si Darrow aceptaba marcharse de Los Ángeles. Biógrafos y escritores en general siempre han sostenido que el letrado no estuvo implicado en el soborno en cuestión, aunque algún que otro autor más reciente, sostiene que nuevas evidencias pudieran demostrar con cierta, que no total, seguridad, su implicación en el turbio asunto.

El letrado regresa a Chicago con cierta sombra sobre su inmaculada carrera. Tardó tres meses en que se le asignase un nuevo asunto. Ninguna de las Corporaciones, Asociaciones, o personalidades influyentes de la vida de Chicago que antes lo llamaban, volvieron a contratar sus servicios profesionales jamás. En concreto, los sindicatos, que lo tenían en su lista de letrados preferentes (Preferred Attorneys), dejaron también de contratarle. Llevó algunos asuntos civiles, pero se convirtió en esos días en uno de los grandes letrados penalistas del país con más de 100 asuntos a sus espaldas. Nuevos casos de interés criminal y mediático (algunos de los cuales trataremos brevemente en un apartado específico), ponencias varias fueron esgrimidas y algunos libros fueron escritos. Destacó como orador en su interés por el problema de la gente de color, realizando charlas en diversas instituciones penitenciarias, como la prisión del Condado de Cook (Cook County), y también discursos sonoros como el del día del Trabajo en Nueva York, pronunciamientos sobre el coste de La Guerra (la Primera Guerra Mundial), sobre la Prohibición de consumir alcohol, aprobada por la denominada Ley Seca o Ley Volstead (Volstead Act), a raíz de la 18ª Enmienda a la Constitución de EEUU, aprobada en diciembre de 1919, en vigor el 1 de enero de 1920, y derogada en 1933 con la aprobación de la Enmienda nº 21 de la Constitución. Pero sobre todo se consagró a la infatigable tarea de luchar profesional e ideológicamente contra la pena de muerte.

El 13 de abril de 1927 anunció que se retiraba de la práctica de la abogacía en su 70 cumpleaños. Anunció que dedicaría su tiempo completo a escribir, participar en debates, pero que no dejaría de formar parte de aquellos juicios que despertasen su simpatía.

En 1928, Darrow regresó a Ohio, donde se hizo cargo en Ashabula County de algún caso. Defendió, por ejemplo, a James Munsene, que quería abrir una sala de juego fue acusado de intento de soborno al sheriff local. Un primer juicio terminó con un Hang Jury y el quinto y último juicio celebrado por este asunto, acabó con un año de Libertad Condicional (Probation) y una multa (fine).

Tanto él como su familia sufrieron enormes pérdidas con el crack o Depresión de 1929, como todo aquel que había invertido en Bolsa. Los 300.000 dólares en que estaban valoradas las acciones de la familia (inversiones manejadas por Paul, el hijo del letrado, que se ganó la vida como hombre de negocios) quedaron reducidos a 10.000 dólares.

Darrow falleció el 13 de marzo de 1938 con 80 años de edad. Desde principios de ese año, su salud ya estaba deteriorada y fue recluido en cama hasta su muerte. Con él estaban su esposa Ruby, su hijo Paul y su hermana Jennie Moore. Su buen amigo el Juez William Holly llegó al hogar de los Darrow y anunció públicamente el fallecimiento de Clarence Darrow. El servicio religioso en su memoria tuvo lugar en la capilla de la Universidad de Chicago el 15 de marzo.

Todo el que conoció a Clarence Darrow lo define como un hombre apasionado, que no conocía el ejercicio desapasionado de la abogacía. Por supuesto que ha habido otros letrados relevantes en la historia de su país, pero pocos han compaginado una actividad prominente como letrado y como activista social, con la intensidad de este personaje.

James Weldon Johnson, antiguo Secretario General de la NAACP, dijo sobre Darrow en su funeral las siguientes palabras:

Yo admiraba a Clarence Darrow como un gran americano y un gran abogado. Lo veneraba como un inteligente filósofo y un gran humanista. Yo, y los miembros de mi raza, nos sentimos agradecidos por su coraje y buena disposición para resistir siempre como el campeón del juego justo y la justicia para el hombre de color. Y yo lo apreciaba por toda sus grandes y auténticas cualidades como un amigo.”

 

3. CLARENCE DARROW: ACTIVISTA SOCIAL

Como miembro activo de la sociedad de su tiempo, Clarence Darrow destacó en las siguientes facetas:

1. Como infatigable luchador contrario a la pena de Muerte, a la que llamó “Crimen del Estado” (Murder by the State). Fue miembro y presidente de la American League To Abolish Capital Punishment (Liga Americana para la Abolición de la Pena Capital).

2. Fue miembro igualmente de la NAACP (National Asociation for the Advance of Colored People), la asociación por los derechos de la gente de color, infatigable en la lucha por los derechos de su raza y que llevó ante el Tribunal Supremo del país, por ejemplo, el caso de la segregación racial en las escuelas. El desarrollo de este caso, conocido como Brown v. Board of Education, 347 U.S. 483 (1954), Caso Brown contra Consejo de Educación, puede verse con todo lujo de detalles, en el telefilme Enfrentados (Separate but equal, EEUU, 1991), de George Stevens Jr.

A los miembros de la NAACP en acción, se les puede ver en la excelente película Selma (EEUU, 2014), de Ava DuVernay (la primera directora de color nominada a un Globo de Oro), acerca de los pormenores de la marcha desde la ciudad de Selma a Montgomery, capital del Estado de Alabama, encabezada por el reverendo Martin Luther King, por la lucha del reconocimiento efectivo del derecho al voto para la gente de color.

El 9 de mayo de 1927, Darrow fue elegido como Director del NAACP. En 1938, fue nominado como National Officer en la posición de uno de sus Vicepresidentes. Por muchos años, Darrow había sido elegido para ocupar posiciones de liderazgo en dicho movimiento.

3. En octubre de 1932, una carta manifiesto condenando la soberanía británica en la India, y apoyando el movimiento por la Independencia a través de la No violencia fue remitido por la American League for India’s Freedom (La Liga Americana por la libertad de la india) a diferentes organizaciones cívicas a lo largo de todo EEUU. La carta fue suscrita y firmada por destacadas y prominentes figuras del país. El letrado Clarence Darrow, por supuesto, suscribió íntegramente su contenido.

 

4. ALGUNOS CASOS FAMOSOS DE LA CARRERA PROFESIONAL DE CLARENCE DARROW

Darrow fue definido por John A. Farrel, autor del libro Clarence Darrow: Attorney for the damned (Clarence Darrow: Abogado para los Condenados), como “brillante en su elocuencia”. En aquellos días, los abogados y fiscales podían realizar informes ante el tribunal durante 12 horas o incluso más. Darrow en el caso de Leopold y Loeb habló al Juez del caso durante tres días. Su informe de cierre en el caso Bill Haywood, un líder sindical acusado de asesinato, en Idaho, de 1907, se encuentra entre las grandes antologías de la oratoria de su país. Dicen quienes lo presenciaron que no sólo diseccionó y redujo a cenizas la tesis de la acusación, sino que conmovió al jurado de una manera rotunda.

Comentamos brevemente 5 casos célebres de la carrera de este abogado:

4. 1.- Leopold & Loeb, de 1924. El 21 de mayo de 1924 Nathan Leopold y Richard Loeb, dos jóvenes estudiantes, para probarse a sí mismos su superioridad intelectual (en la misma línea que el pesonaje de Rodión Románovich Raskólnikov, protagonista de la novela Crimen y Castigo, del escritor ruso Feodor Dostoiewski), secuestraron y asesinaron al adolescente de 14 años, Bobby Frank en Chicago. Rápidamente fueron detenidos y confesaron su crimen. Los familiares de ambos jóvenes contrataron a Clarence Darrow para tratar de evitarles a ambos la pena capital. Comprobada la magnitud de pruebas en contra de sus clientes y el perfil del jurado que iba a pronunciarse sobre el asunto, convencido de que si se enfrentaba a un juicio era bastante probable que fueran ejecutados, la estrategia del letrado fue clara: Declaración de Culpabilidad (Guilty Plea) y tratar de convencer al juez (una vez declarados culpables los acusados, ya no es necesaria la convocatoria de un jurado popular), para que fueran condenados a cadena perpetua. En el juicio oral declararon numerosos psicólogos y psiquiatras. La defensa logró convencer al Magistrado respecto a la no ejecución de sus clientes, debido a la escasa edad de ambos jóvenes condenados y al hecho de que era su primer delito.

Fue un caso muy famoso y controvertido en su época. Darrow aprovechó los ecos del caso para pronunciarse públicamente sobre la conveniencia de creación de Hospitales especializados en psiquiatría para tratar a criminales. Voces desafortunadas como la del Juez Talley de Nueva York respondieron a Darrow diciendo que eran “las personas que estaban junto a los criminales buscando excusas quienes realmente necesitaban hospitales especializados”.

Es el caso que inspiró la novela Compulsion y la película que adaptó dicha novela, Impulso Criminal (Compulsion, EEUU, 1959), de Richard Fleischer, con un inmenso Orson Welles en la piel de Darrow, aunque en el filme se llama Jonathan Wilk. El filme de Hitchock La Soga (Rope, EEUU, 1948), basado en una obra teatral de Patrick Hamilton, también está inspirado en este caso, que transcurre antes de llegar a los tribunales.

 

4.2.- El Juicio del Mono. 1925. El proceso conocido como “el Juicio del Mono”, “Scopes Trial”,  o “el Juicio Biblia-Evolución”, tuvo lugar en julio de 1925 en Dayton, Tennessee, contra el profesor de escuela John Thomas Scopes, acusado de enseñar las teorías evolucionistas de Darwin, en lugar de enseñar a sus alumnos las excelencias creacionistas de La Biblia, conducta prohibida por la normativa del Estado.

Dicho procedimiento congregó a movimientos de todo el país, defensores, por un lado del Fundamentalismo Religioso Protestante (Fundamentalismo entendido como sinónimo de intransigencia o fanatismo), en concreto la World’s Christian Fundamentals Association (WCFA), que se encargó de sembrar por el país la conversión del anti-evolucionismo, como un símbolo unificador de una amplia variedad de fundamentalistas cristianos “que veían en el darwinismo la representación de las amenazas que traía la sociedad moderna” y por otro, al Movimiento por Los Derechos Civiles, y en particular la American Civil Liberties Union (ACLU), muy sensibilizado con el destino del proceso, donde las consecuencias jurídicas para el acusado no eran tan importantes, como lo que estaba realmente en juego, la tolerancia respecto a la libertad de pensamiento.

Este juicio fue “el primer juicio mediático” de la historia de su país antes de que la televisión llegara a los tribunales. Fragmentos del mismo fueron retransmitidos en directo por Radio. Si ustedes ponen en Google Monkey Trial verán caricaturas, portadas de prensa, fotografías que muestran la enorme repercusión de este proceso. En Youtube hay colgado incluso un mini-reportaje al estilo del NO-DO, con imágenes de la época y explicación gruesa del proceso, y que pudo verse en los cines en aquellos días.

En 1955 se publicó la obra teatral Inherit the wind, escrita por Jerome Lawrence y Robert E. Lee, basada en este controvertido proceso. El contexto de la obra de teatro es mucho más severo que el de la época en la que transcurre la historia. Son los tiempos de la terriblemente famosa Caza de Brujas del Senador Republicano Joseph Rymond MacCarthy, que declaró la guerra al comunismo en su país y a todo aquél que, según su terrible Comité de Actividades Antiamericanas (House Un-American Activities Committee o House Committee on Un-American Activities, siglas en inglés: HUAC o HCUA), lo practicaba.

La mencionada obra teatral de Lawrence y Lee, ha sido adaptada en diversas ocasiones. La película La Herencia del Viento (Inherit the wind, EEUU, 1960), de Stanley Kramer es sin duda uno de esos grandes filmes de Tribunales. El personaje de Darrow se llama Henry Drummond (Spencer Tracy). El ferviente defensor de la biblia William Jennings Bryan, en el film se convierte en Matthew Harrison Brady (Frederich March) y el maestro John Scopes, en Bertrand Cates (Dick York). Bryan había sido Secretario de Estado para el presidente Woodrow Wilson y se había presentado sin éxito en dos ocasiones para ocupar la Casa Blanca, como apuntábamos previamente. Consagró su vida a tratar de evitar la enseñanza de las teorías de la evolución en las escuelas. Se han realizado tres versiones para televisión. La primera es del año 1965, dirigida por George Shaefer, con Melvin Douglas como Drummond y Ed Bigley como Brady. La segunda es del año 1988, dirigida por David Green, con Jason Robards en el papel de Henry Drummond y Kirk Douglas como Harrison Brady. Finalmente, en 1999 se estrenó la tercera versión, dirigida por Daniel Petrie, y protagonizada por Jack Lemmon y George C. Scott en los papeles de Drummond y Bradley respectivamente.

En el Teatro, actores como Paul Muni, Leslie Nielsen o Edward Asner se han puesto en la piel de Clarence Darrow sobre los escenarios. La obra teatral La Herencia del Viento se representa una y otra vez por EEUU y el filme de Kramer se utiliza a efectos didácticos en escuelas y universidades, y se ha analizado y diseccionado hasta la saciedad.

En España el año 2013 se publicó el libro colectivo La Herencia del Viento. La Lucha de los Derechos, coordinado por Andrés García Inda y María José Bernuz editado por Tirant lo Blanch en la colección Cine y Derecho, que aborda el filme desde múltiples e interesantes puntos de vista, que incluyen la trascendencia constitucional del caso.

En el año 2010 se estrenó directamente en televisión, el filme Alleged (EEUU, 2010), Presunto, dirigida por Tom Hines, que trata el Juicio del Mono, desmarcándose de la referida obra teatral, y abordando la historia desde la perspectiva de un joven periodista que se debate entre la integridad periodística y el sensacionalismo a la hora de cubrir el famoso juicio al Profesor John Scopes. En este film el actor Brian Dennehy interpreta a Clarence Darrow y Fred Dalton Thompson a William Jennings Brian, que, como puede ver, recuperan sus nombres originales, al no estar el filme inspirado en la mencionada obra de teatro.

 

4.3.- El caso de Ossean Sweet. 1925. El doctor Ossian Sweet, afroamericano, es acusado, junto a otras 10 personas, incluida su esposa, Gladys, de asesinato, mientras defendía su casa el 9 de septiembre de 1925, en Detroit frente a un nutrido grupo de hombres blancos que pretendían asaltar su hogar. Clarence Darrow cuenta en sus memorias que, a los 68 años, había decidido no aceptar más casos que requiriesen duro trabajo y que lo colocasen en conflicto con la multitud y la opinión pública. Pero enseguida se vio, una vez más, en el epicentro de otro juicio sensacionalista. Otra “campaña por la justicia social”, como le gustaba definir a sus procesos.

Sweet compró una casa en un vecindario blanco. Anticipándose al ataque de un grupo enfurecido de hombres blancos (molestos por tener que convivir con alguien de color) reunió a nueve familiares y amigos en la casa, distribuyeron armas de fuego y llamaron a la policía. Mientras cientos de alborotadores cercaron la casa, tirando piedras, y otros instrumentos, se produjeron disparos cuando la muchedumbre enfurecida trató de entrar a la casa por la fuerza. El hermano de Sweet, Henry, disparó contra la masa, hiriendo a un hombre y matando a otro. Se celebraron dos juicios, ambos compuestos por jurados blancos. En el primer juicio, Darrow argumentó el honorable principio de “A man’s house is his castle” (el hogar de un hombre es su castillo), para trazar el argumento de que sus clientes defendían el hogar, y actuaron en legítima defensa, basada en el miedo a la multitud. Terminó con un Hang Jury y el consecuente mistrial. El segundo juicio, en el que se juzgó exclusivamente a Henry Sweet, terminó con su absolución. Darrow argumentó que si hubiese sido un hombre blanco quien repele un ataque de hombres negros, no habría sido juzgado, sino que se le habría dado una medalla.

 

4. 4. Massie Case. 1931. Fue el último caso sensacionalista de su carrera. El escenario es las islas Hawaii. Al letrado se le abonan unos considerables honorarios profesionales por la defensa de personas influyentes en la sociedad isleña. Se trata de cuatro personas blancas: Grace Fortescue, Edward J. Lord, Deacon Jones y Thomas Massie (un oficial de la marina estadounidense). Se les acusa de ejecutar a un joven hawaiano de 19 años llamado Joseph Kahahawai. La víctima y otros jóvenes menores de edad fueron falsamente acusados de asalto y violación de Thalia Massie, la esposa de Thomas Massie, en septiembre de 1931.

El presunto ataque a la esposa blanca de un oficial militar por parte de los hawaianos, de piel marrón y origen asiáticos, produjo una inmediata histeria colectiva entre la comunidad blanca en Hawai. Rumores infundados e información falsa sobre la seguridad de una mujer blanca en las islas, hicieron parecer Hawai, especialmente Honolulu, un lugar peligroso, poblado de hipotéticos depredadores nativos locales que pasaban el día asaltando a indefensas mujeres blancas. La realidad era la contraria, las mujeres en Hawai estaban mucho más seguras en las islas, que en algunas ciudades del continente. En cualquier caso, el asunto desató una tormenta política considerable y miembros del Congreso del país y gente influente del continente y las islas, recabaron cambios y medidas legales en el Archipiélago.

Darrow acepta el caso y el 24 de marzo marcha para Hawai con su esposa y un ayudante. Darrow tenía 74 años y cumplió 75 durante el juicio. Había una abrumadora cantidad de pruebas de cargo. Uno de los acusados admitió disparar el arma que mató al joven. Darrow argumentó homicidio justificado bajo una “ley no escrita” (Unwritten law), la tradicionalmente denominada Homicidio por razón de honor (honor killing defense), aplicable al esposo que mata a la persona que está yaciendo con su mujer o la está violando y es sorprendido en el acto. El jurado regresó de las deliberaciones con el veredicto de culpabilidad para cada acusado. Fueron condenados a 10 años de trabajos forzados (hard labor), pero el jurado recomendó clemencia y debido a la presión que venía del continente, los acusados nunca cumplieron su Sentencia. El Gobernador de las islas, Lawrence Judd, conmutó la sentencia horas después de ser pronunciada y los acusados fueron puestos en libertad inmediatamente.

Este caso fue una de las historias de mayor sensacionalismo en 1932, solo eclipsada parcialmente por el secuestro y asesinato del hijo de 20 meses del famoso aviador Charles A. Lindbergh, secuestrado el 1 de marzo de 1932 y encontrado muerto el 12 de mayo del mismo año.

 

4.5. Clarence Darrow y los Chicos de Scottsboro. 1931. Darrow estuvo inicialmente implicado en el caso de Los muchachos de Scottsboro. Nueve jóvenes de color, uno de ellos de tan solo 12 años,  fueron acusados de violar a dos jóvenes blancas en el estado de Alabama el 25 de marzo de 1931 y condenados a pena de muerte todos menos uno de ellos. El caso fue uno de los casos más notorios de prejuicio racial de la historia de EEUU. Su periplo en los tribunales duró años y traspasó décadas y llegó al Tribunal Supremo de EEUU varias veces. La pena de muerte fue revocada finalmente y no lograron la libertad condicional hasta 1950.

La NAACP estuvo implicada en la defensa de estos jóvenes, y fueron quienes llamaron a Darrow. Éste discrepó en la manera de llevar la defensa y decidió retirarse del caso. El peso de la defensa lo llevó otro letrado de fama reconocida, Sam Levowitz.

El filme de distribución directa al consumo doméstico, Los Chicos de Scottsboro (Heavens Fall, EEUU, 2006), escrita y dirigida por Terry Green, aborda el caso con cierto detalle. El actor Timothy Hutton interpreta al letrado Samuel Lebowitz, defensor de los acusados.

 

5. DOS FILMES ESTRICTAMENTE BIOGRÁFICOS

Aparte de los filmes ya mencionados en el apartado dedicado a los procesos más célebres de la carrera profesional de Clarence Darrow, existen dos películas específicamente biográficas, ambas concebidas para la televisión estadounidense, que recorren la vida y trayectoria del personaje.

 

5. 1. Clarence Darrow (EEUU, 1974). Entre el 26 de marzo y el 23 de abril de 1974, Henry Fonda recorrió Estados Unidos recitando en los escenarios el guión-monólogo escrito por David W. Rintels, inspirado en el libro biográfico “Clarence Darrow for the Defense”, de Irving Stone. El director del montaje teatral fue John Houseman, actor y productor nacido en Bucarest, Rumanía, que alcanzó fama como actor al interpretar al profesor Kinsfield en la película Vida de estudiante (The Paper Chase, EEUU, 1973), de James Bridges y la serie de televisión posterior inspirada en dicho filme.

Las críticas fueron prácticamente unánimes donde quiera que la representación de la obra tuvo lugar. El New York Times, en su edición de 27 de marzo, respecto al estreno en Broadway de la obra, que tuvo lugar en el Helen Hayes Theatre el 24 de marzo, recoge las palabras del crítico Clive Barnes: “Mr Fonda pierde tan completamente su propia identidad sobre el escenario, se sumerge tan profundamente en el personaje de Darrow… que resulta casi imposible recordar que estamos viendo una interpretación teatral, más aún teniendo en cuenta que la teatralidad de la interpretación es obviamente apropiada y atañe al personaje”.

En septiembre de ese mismo año, el canal de televisión NBC emitió el telefilme de 81 minutos de duración Clarence Darrow, dirigido por John Rich y que condensa en esa duración, los 120 minutos del monólogo teatral de Henry Fonda. La memorable composición de Fonda, reproduce extractos de alegatos finales (closing arguments), contra-interrogatorios a testigos de la acusación (cross-examinations), y ácidas reflexiones sobre su vida, con mucha ironía y sabiduría. Una memorable composición envuelta en esa sobriedad de corte clásica, que hicieron de Henry Fonda uno de los mejores actores de la historia.

Este telefilme, puso de moda lo que los estadounidenses denominan un one man’s show, es decir, un monólogo de un solo actor que interpreta a un personaje célebre y narra al público los hitos más importantes y controvertidos de su vida. Es muy habitual la filmación y emisión para televisión de este tipo de experiencias teatrales. Uno de los ejemplos más recientes es Mike Thyson: Undisputed truth (HBO, 2013), dirigido por Spike Lee. Existe, en esta línea, un telefilme que utiliza esta estructura, sobre el Abogado de la NAACP y posterior Magistrado del Tribunal Supremo, Thurgood Marshall, denominado Thurgood (HBO, 2011), dirigido por George Stevens, Jr., con el actor afroamericano Lawrence Fishburne captando la completa atención del público.

 

5.2. Darrow (EEUU, 1991). Este telefilme, está protagonizado por Kevin Spacey, dirigido por John David Coles. Spacey realiza una memorable construcción del personaje que recorre tres décadas de su vida, sus casos más importantes y su activismo social, condensados en alrededor de 90 minutos de duración.

Kevin Spacey ha regresado recientemente a los escenarios, interpretando en el Old Vic, legendario Teatro londinense, la obra Clarence Darrow, según el guión de David W. Rintels, y el libro de Irving Stone, justo cuarenta años después de que lo hiciese Henry Fonda.

 

6. A MODO DE CONCLUSIÓN

Sin duda Clarence Darrow es un personaje de interés para quienes nos dedicamos al ejercicio profesional de la abogacía. Darrow ejerció la profesión en unos tiempos donde se cocieron importantes cambios sociales y con toda probabilidad dio la talla.

Sus ideas liberales y progresistas, sus principios, su activismo social (que lo convirtió en una autorizada voz de su tiempo), su pasión y vehemencia en la defensa de sus casos, todo un ejemplo en la práctica de la abogacía, sus valiosas lecciones de retórica (entendida como el arte de persuadir) en los tribunales y sus agudas reflexiones (fue muy generoso a la hora de compartirlas) no está de más que sean recordadas, ni sometidas a debate por su candente actualidad.

 

7. BIBLIOGRAFÍA

7.1. La Herencia del Viento. La Lucha de los Derechos, coordinado por Andrés García Inda y María José Bernuz. Tirant lo Blanch, Colección Cine y Derecho. Valencia, 2013.

7.2. El Inglés Jurídico Norteamericano. Enrique Alcaraz, Miguel Ángel campos y Cynthia Miguélez. Ariel Derecho, febrero de 2013.

7.3. Diccionario de Términos Jurídicos (A dictionary of Legal Terms). Inglés-Español/Spanish-English. Enrique Alcaraz, Brian Hughes y Miguel ángel campos. 11ª Edición. Ariel Derecho. Abril de 2014.

7.4. Henry Fonda, el Héroe Infeliz. José de Diego. Mayo de 2005. T&B Editores.

7.5. La página web de la Universidad de Minnesota, EEUU: http://darrow.law.umn.edu/ Clarence Darrow His Life, legal Career and Legacy.

 

* Manuel García de Mesa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *