Tag Archives: responsabilidad penal

Justicia Penal Internacional

La Justicia Penal Internacional, m谩s necesaria que nunca

Que el siglo XX fue escenario de grandes tragedias humanas, conflictos armados interestatales y de liberaci贸n nacional y de emergencias humanitarias es algo de lo que no nos cabe duda si echamos la vista atr谩s. Estos acontecimientos originaron la toma de conciencia por parte de la comunidad internacional de la necesidad de crear un marco jur铆dico apropiado para la garant铆a y el respeto de los derechos fundamentales del hombre, especialmente en lo referido a la paz y la preservaci贸n de la humanidad.

La Justicia Penal Internacional, cuyo d铆a conmemoramos cada 17 de julio, es el veh铆culo para realizar la condici贸n de existencia humana y la coexistencia pac铆fica en la comunidad internacional (con mayor o menor fortuna, a la vista de los acontecimientos recientes), conforme al paradigma humanitario. Es, en otras palabras, el camino para una justicia que opere, m谩s que como implacable perseguidora de delitos cometidos, como un instrumento efectivo de paz, seguridad, libertad y bien com煤n.

El Estatuto de Roma y la Corte Penal Internacional (CPI) constituyen uno de los logros m谩s notables de la diplomacia multilateral, y tambi茅n lo es su contribuci贸n a los esfuerzos para que los responsables de cr铆menes de lesa humanidad, genocidio y cr铆menes de guerra rindan cuentas ante la Justicia. Aunque el Estatuto de Roma entr贸 en vigor hace poco m谩s de una d茅cada, la Corte ya es un tribunal permanente de justicia penal internacional en pleno funcionamiento que emiti贸 en 2012 su primer fallo en el caso Lubanga, una sentencia que constituye una clara contribuci贸n al derecho internacional humanitario, en particular en materia de reclutamiento de ni帽os.

Un sistema internacional de justicia penal que complemente y refuerce los sistemas de justicia nacionales resulta fundamental para que las v铆ctimas puedan obtener justicia y reparaci贸n y para reconstruir las naciones devastadas por la guerra y apoyar la reconciliaci贸n tras los conflictos. Un d铆a de conmemoraci贸n como este ha de servir, entre otras cosas, para recordar a quienes reclaman justicia frente a delitos atroces y para homenajear a las personas que trabajan con dedicaci贸n y valent铆a en este campo, recordando las palabras de la Declaraci贸n de Kampala que resaltan “la noble misi贸n y la funci贸n de la Corte Penal Internacional en un sistema multilateral que tiene como objetivo poner fin a la impunidad, establecer el imperio de la ley, cultivar y fomentar el respeto de los derechos humanos y lograr una paz duradera, de conformidad con el derecho internacional y los prop贸sitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas“.

 

Foto: Corte Penal Internacional

Y t煤 驴qu茅 opinas? Esperamos tus comentarios: utiliza el formulario que encontrar谩s a continuaci贸n. Si te ha gustado esta entrada, no dudes en compartirla en tus perfiles en redes sociales o por email utilizando estos iconos.

 

Actos vand谩licos

Servicio a la comunidad frente a sanci贸n econ贸mica

El Ayuntamiento de Barcelona viene aplicando desde enero de este a帽o un programa de sustituci贸n de sanciones econ贸micas por infracci贸n de ordenanzas municipales por trabajos de servicio a la comunidad. La iniciativa est茅 pensada para cualquier perfil de la poblaci贸n, aunque se ha pensado especialmente en los menores de edad, ya que persigue un fin educacional muy adecuado para los adolescentes.

La Ciudad Condal ofrece m谩s de mil plazas en cerca de 300 establecimientos de distinto tipo en los que se puede conmutar una multa por un paquete de horas de trabajo en beneficio de la sociedad. Bibliotecas, centros ciudadanos, instalaciones deportivas o residencias para personas mayores, entre otros, figuran en el cat谩logo de lugares en los que puede sustituirse una sanci贸n por otra.

La denominada Carta Municipal de Barcelona contempla la posibilidad de que las sanciones pecuniarias puedan ser compensadas por trabajos o prestaciones en beneficio de la comunidad o por otro tipo de acciones alternativas. Y es mediante la misma ordenanza reguladora de comportamientos en los espacios p煤blicos c贸mo se regula el procedimiento sancionador, incluido el caso de las sustituciones.

Con una pr谩ctica de intercambio que ya se recoge en nuestro ordenamiento jur铆dico – y que ha sido especialmente relevante con su aplicaci贸n a ciertas infracciones de la Ley Org谩nica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores -, el Ayuntamiento de Barcelona sigue ahora la misma l铆nea, en un 谩mbito secundario como el incumplimiento de una ordenanza municipal, pero no menos significativo por cuanto persigue la comisi贸n de faltas tan llamativas en la convivencia cotidiana como repetidas.

Para determinar la medida alternativa m谩s adecuada se tendr谩 en cuenta el tipo de infracci贸n cometida. Si la infracci贸n es por comportamientos vand谩licos, la alternativa tendr谩 que ver con la restituci贸n del mobiliario urbano y la mejora de los espacios comunitarios. Y si lo es por una acci贸n que afecta a otras personas, propondr谩 una restituci贸n del agravio a trav茅s de la prestaci贸n de ayuda y de servicios de atenci贸n a las personas.

El programa emprendido por el Ayuntamiento de Barcelona establece, adem谩s, que el volumen de horas en beneficio a la comunidad como sustitutivo de una sanci贸n administrativa lo ser谩 en proporci贸n al importe econ贸mico de la sanci贸n inicialmente impuesta. Para ello toma como base de estimaci贸n el coste por hora del Salario M铆nimo Interprofesional (SMI) de los trabajadores no cualificados temporales.

De este modo, una sanci贸n de 30 euros por consumo de alcohol en la v铆a p煤blica equivale a seis horas; una de 75 euros por defecar en la calle ser谩 igual a 15 horas . Y en un caso m谩s extremo, aunque no menos actual, quien reciba una multa de 750 euros por pintar grafitis o atacar el mobiliario urbano podr谩 sustituir la sanci贸n por 148 horas de trabajo social.

Al fin de reeducaci贸n o reinserci贸n que persigue el programa, se a帽ade otro no menos desde帽able como es asegurarse de que el da帽o causado sea repuesto. De otro modo, pero, al fin, repuesto porque no son pocos los casos – en Barcelona como en cualquier otra ciudad o pueblo espa帽ol – en los que la situaci贸n de insolvencia o la simple negativa a atender el pago de una multa queda al albur – con el coste de tiempo y medios de las administraciones – de que una futura y lejana orden de embargo consiga del ciudadano infractor la satisfacci贸n de la deuda.

Acostumbrados, como estamos, a que leyes y normas de rango inferior sean orilladas, una veces por una aplicaci贸n interesad铆sima de garant铆as procesales y otras por la fijaci贸n en resolver el incivismo con una mera compensaci贸n econ贸mica, la iniciativa emprendida en la capital catalana puede servir de inspiraci贸n para recordarnos que pobre ley es aquella que renuncia a evitar la repetici贸n de un delito o una falta y se conforma, en todo caso, con la aplicaci贸n de penas.

Que 茅stas se cumplan o no, o que el mejor cumplimiento implique, como en este caso, pagar con tiempo y no con dinero es lo m谩s cercano que tenemos a adaptarnos a unos tiempos y a una realidad que no admiten, como anta帽o, 鈥榰na noche de calabozo鈥, pero que tampoco pueden aceptar el perverso principio de que 鈥渆l dinero lo arregla todo鈥.

 

Foto: AyB

驴Algo que comentar? D茅janos tus opiniones en el formulario que encontrar谩s a continuaci贸n. Y si te ha resultado interesante, no dudes en compartir esta entrada en tus perfiles en redes sociales o por email utilizando estos iconos.