Tag Archives: email

Todos tenemos agenda

El tiempo es oro y todos tenemos agenda

Que la Justicia en España es perfectible ya lo sabíamos. Vacíos legales e incoherencias normativas, carencia de material y de personal son sólo algunas de las fallas de un sistema que padecemos a diario, pero con el que, no obstante, tenemos que lidiar. Con buena cara las más de las veces, con la paciencia de un Job cualquiera otras y con la vana esperanza de que las cosas, ‘mutatis mutandis’, vayan cambiando a mejor.

Entre tanto, como organización colegial no podemos resignarnos porque ya se sabe que las quejas y los esfuerzos inútiles conducen a una melancolía poco recomendable. Bajo la premisa de que “todos tenemos agenda” y nuestro tiempo vale dinero, estamos poniendo en marcha una iniciativa denominada Infojuzgado. Un proyecto concebido con el objetivo de ayudar a solucionar el problema de los continuos retrasos y demoras que padecemos los abogados cuando nos toca personarnos en los juzgados y tribunales de esta provincia.

Infojuzgado es una app para móviles, que a partir del mes de septiembre se podrá descargar tanto en la tienda de Apple como en la de Google Play con información en tiempo real sobre los retrasos en los juzgados, que se irá alimentando de una base de datos que sistematice las demoras producidas en cada sede judicial. Mediante la app ‘Infojuzgado’, el ICATF pretende ofrecer un canal rápido y sencillo donde el profesional pueda informarse del tiempo medio de retrasos en una sala determinada.

Para poner en marcha Infojuzgado necesitamos la colaboración de todos los colegiados de la provincia, que ya han empezado a enviarnos la información sobre los retrasos sufridos a nuestra línea interna de Whatsapp sólo para profesionales colegiados. Así cada letrado podrá denunciar los retrasos que sufra, facilitando de esta manera una información muy valiosa que hará más visible un problema que por repetido no deja de afectar al común de nuestra profesión Cuando la app esté en marcha, el profesional podrá consultar la información sobre un juzgado concreto y servirá, además, para realizar informes o evaluar la realización de otras acciones que ayuden a acabar con estas disfunciones.

Somos conscientes de que esta novedosa app no servirá, por sí sola, para hacer de la puntualidad una seña de identidad de nuestros juzgados, pero en una época en la que las nuevas tecnologías ofrecen vías de comunicación y herramientas de trabajo inimaginables hace unos pocos años, no podíamos darles la espalda y optar por la simple resignación.

Por eso aprovechamos para invitar a los colegiados de esta provincia, una vez más, a informar de los retrasos sufridos en una sala a través de Whatsapp (619209371) o por email (todostenemosagenda@icatf.es). Porque el tiempo es oro… también en los juzgados.

 

Foto: FutureImageBank

¿Cuál es tu experiencia al respecto? ¿Sufres en carne propia los retrasos en los juzgados? Déjanos tus comentarios en el formulario que encontrarás a continuación. Si te ha gustado esta entrada, puedes compartirla en redes sociales o vía email usando estos iconos.

10 consejos para escribir un correo electrónico

10 consejos para escribir un correo electrónico

El uso de las redes sociales en nuestras relaciones personales o en el mismo entorno profesional ha restado protagonismo al correo electrónico, pero no importancia. Sigue siendo una herramienta imprescindible en cualquier actividad que exige relacionar a personas que necesitan comunicarse a distancia y no parece, por más que vivamos mediatizados por ‘WhatsApp’, que vaya a decaer de nuestra agenda de recursos ofimáticos.

Siguiendo el concepto de comunicación por carta con el que nació —y en el que la remisión inmediata por un canal digital era la gran novedad— el ‘e-mail’ culminó a mediados de los años noventa el tránsito iniciado con el fax, recurso éste que sí lleva camino de su práctica desaparición. Hoy en día puede ser que usted haya renunciado al uso de wasaps, pero difícilmente podrá decir que no posee una cuenta de correo-e, bien sea corporativa, particular o para un uso mixto.

Por ello el uso del correo electrónico precisa de ciertas reglas. Como siempre decimos, no son las tablas de la ley, pero estos 10 consejos para escribir un correo electrónico le ayudarán a evitar que lo que nació como un recurso de gran utilidad acabe con sus nervios o genere conflictos indeseados con sus interlocutores.

1)    No todo se comunica por correo-e. Evite usarlo si no le aporta algo realmente importante para su actividad profesional. Una llamada telefónica, un wasap o una pequeña conversación personal si se dirige a alguien que está en su misma oficina pueden llevarle menos tiempo y esfuerzo.

2)    La estructura ayuda a la comprensión. El asunto de un correo ha de describir brevemente su objeto (como si fuera el titular de una noticia) y el cuerpo del mensaje debe dedicarse al contenido.

3)    Si quiere trascendencia, adjunte y no pegue. Cualquier gestor de correo permite el envío de ficheros adjuntos, así que no caiga en la tentación de pegar al cuerpo del mensaje el contenido de un documento (un oficio, una factura, una disposición legal…). Hágase la misma pregunta que si remitiera una comunicación postal: ¿pegaría al folio un cartel o mejor lo trabaría mediante un clip o una grapa?

4)    Lo bueno, si breve… dos veces bueno. Siga el consejo del gran Baltasar Gracián y sea claro y conciso. El cuerpo del correo, en todo caso, debe resumir el contenido de los documentos o enlaces a las páginas web que adjunte.

5)    Cuide el modo y las formas. Las más de las veces, se estará dirigiendo a un cliente o un proveedor, a alguien, en cualquier caso, con el que se está relacionando por un motivo profesional. Evite el tuteo no consentido y empiece y acabe sus misivas con una cierta formalidad: Estimado señor / Estimado Pedro / Querido amigo; Atentamente / Respetuosamente / Cordialmente…

6)    ¡Ni le ven, ni le oyen! Un correo electrónico no permite transmitir su lenguaje gestual, ni el tono de su habla. Evite sustituirlo por recursos como palabras escritas en MAYÚSCULA (pueden tomarse como un grito), por repeticiones de signos de puntuación ‘!!!’, ‘???’ o, menos aún, por emoticonos :) por muy amables u originales que parezcan.

7)    Haga borradores para mensajes repetidos. Si algunos de sus correos repiten frecuentemente su estructura (por ejemplo el envío de una minuta o un informe), cree mensajes tipo para cada caso y guárdelos en una carpeta de borradores desde la que pueda recuperarlos. Ahorrará más tiempo del que cree.

8)    El blanco facilita la lectura. Un correo no es un papel con un espacio limitado. Dejar una línea en blanco entre cada párrafo sólo le costará una pulsión de la tecla ‘enter’ y facilitará la lectura al destinatario.

9)    Un ‘Ok’ no siempre es una buena respuesta. Lea con cierto detenimiento el contenido del correo recibido. Puede que su emisor requiera de usted algo más que este laconismo, so pena de que lo tome por el ‘sí’ de los locos.

10)    Avise de que lo envía a un tercero. Salvo que se dirija a varias personas simultáneamente o que el contenido de su correo no sea privado, reservado o confidencial, si al mismo tiempo lo envía a un tercero no está de más emplear una fórmula del tipo: “Copio [o envío copia] a fulano de tal” para dejar constancia fehaciente de que el contenido no solo lo verán usted y su destinatario original.

 

Foto: 123rf

¿Qué te ha parecido esta entrada? Deja tus opiniones en el formulario de comentarios que encontrarás a continuación. Y no dudes en compartir esta entrada en tus perfiles en redes sociales o vía email utilizando estos iconos.