Tag Archives: abogados

Jura ICATF

Sobre la colegiaci贸n y el abogado joven

El pasado 30 de octubre celebramos el D铆a Mundial del Abogado Joven, cuando todav铆a conserv谩bamos en las retinas el solemne acto de jura que supone el primer paso en el ejercicio de la profesi贸n de abogado de 95 nuevos compa帽eros.

Al finalizar los estudios universitarios el escudo que protege al estudiante desaparece y el reci茅n licenciado se enfrenta en solitario al ejercicio de la profesi贸n. En esos momentos se hace imprescindible tener un respaldo, una gu铆a y ah铆 tiene un papel vital el Colegio. Aunque la colegiaci贸n es obligatoria para el ejercicio de la abogac铆a en Espa帽a, el colegiado deber ser consciente de que, m谩s que un requisito indispensable, la pertenencia a una asociaci贸n junto a otros profesionales que ejercen su mismo oficio le abrir谩 un camino que, sobre todo al principio, parece presentarse arduo. El Colegio de Abogados debe percibirse como un punto de uni贸n donde sentirse seguro y luchar junto al resto de compa帽eros por los derechos de la profesi贸n. Lejos de suponer una p茅rdida de independencia, es una manera de reafirmarse dentro de la profesi贸n, con el plus de la seguridad que supone sentirse respaldado no solo por la instituci贸n, sino tambi茅n por el resto de compa帽eros que forman parte de ella.

Algunas de las ventajas de pertenecer al Colegio de Abogados son evidentes: la aplicaci贸n del c贸digo deontol贸gico, la posibilidad de recibir formaci贸n continua para el ejercicio de la profesi贸n, las ventajas profesionales y sociales de las que podemos beneficiarnos gracias a los convenios alcanzados por el Colegio con diferentes instituciones p煤blicas y privadas, la posibilidad de inscribirnos en su bolsa de empleo鈥 Pero la labor de los Colegios de Abogados va m谩s all谩:

  1. El Colegio de Abogados protege nuestra independencia: en un Estado de Derecho la independencia del abogado y su libre elecci贸n por el ciudadano resulta fundamental y es obligaci贸n del Colegio la defensa de sus colegiados frente a toda clase de injerencias o intereses. Adem谩s, es el veh铆culo a trav茅s del que podemos influir ante la Administraci贸n y el Parlamento y opinar sobre las reformas legales y los Proyectos de Ley que afectan a la Justicia y a la profesi贸n.
  2. El Colegio de Abogados da visibilidad a la funci贸n social de la abogac铆a: la Justicia Gratuita y el Turno de Oficio es un servicio prestado por los Colegios de Abogados a los colectivos y a las personas m谩s vulnerables. 39.000 abogados garantizan este servicio 24 horas al d铆a, 365 d铆as al a帽o. Una de las funciones del Colegio es, por un lado, velar por el acceso a la justicia de estos colectivos y, por otro, garantizar que el abogado pueda realizar su cometido en las mejores condiciones.
  3. El Colegio de Abogados defiende los derechos de los ciudadanos: el compromiso por la defensa de los derechos humanos y la protecci贸n de los derechos de los ciudadanos en su m谩s amplia acepci贸n es consustancial al ejercicio de la Abogac铆a. Adem谩s, a trav茅s de la Fundaci贸n Abogac铆a Espa帽ola y de las Comisiones de Derechos Humanos de los Colegios, los abogados pueden orientar su actividad pro-derechos humanos.

Desde el Ilustre Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife queremos, mediante estas l铆neas, reiterar nuestro compromiso con todos los colegiados y dar nuestra m谩s cari帽osa bienvenida a esos 95 que esta semana han engrosado nuestras filas. El camino ser谩 m谩s f谩cil si lo hacemos juntos.

Foto: ICATF

驴Eres alguno de nuestros nuevos compa帽eros? 隆Bienvenido! Esperamos tus comentarios: utiliza el formulario que encontrar谩s a continuaci贸n. Si te ha gustado esta entrada, no dudes en compartirla en tus perfiles en redes sociales o por email.

 

 

Modernizaci贸n del lenguaje jur铆dico

La modernizaci贸n del lenguaje jur铆dico

鈥擲e帽or P茅rez, salga usted a la pizarra y escriba: 鈥淟os eventos consuetudinarios que acontecen en la r煤a鈥.
El alumno escribe lo que se le dicta.
鈥擵aya usted poniendo eso en lenguaje po茅tico.
El alumno, despu茅s de meditar, escribe: 鈥淟o que pasa en la calle鈥.
鈥 No est谩 mal.
聽Antonio Machado. Juan de Mairena [I]

鈥淯na justicia moderna es una justicia que la ciudadan铆a es capaz de comprender鈥. As铆 empieza el Informe de la Comisi贸n de modernizaci贸n del lenguaje jur铆dico聽 que, impulsada por el Gobierno espa帽ol y bajo la supervisi贸n de la Real Academia Espa帽ola (RAE), present贸 sus recomendaciones en el mes de septiembre聽de 2011. A principios de este 2016 que ya casi termina, la Sala de Gobierno del Supremo dio un paso m谩s con la aprobaci贸n de la Gu铆a breve del prontuario de estilo para el Tribunal Supremo, que recoge cuestiones sobre la estructura de la sentencia, el uso de lenguaje, c贸mo citar sentencias y leyes y el uso de abreviaturas o latinismos, adem谩s del formato (uso de negrita, subrayado y cursiva).

La necesidad de correcci贸n ling眉铆stica en los textos jur铆dicos y administrativos no debe entenderse como un capricho o una ocurrencia en la b煤squeda del purismo ortogr谩fico y gramatical; en realidad, tampoco hay que relacionarla con cuestiones como la elegancia estil铆stica, un asunto tan personal que dar铆a para innumerables posts como este, pero que puede resultar m谩s apropiada para debatirse en otros 谩mbitos menos t茅cnicos. La correcci贸n ling眉铆stica en los textos jur铆dicos debe servir, sobre todo, para evitar los problemas interpretativos que puede ocasionar una redacci贸n defectuosa y, adem谩s, para para que llegue del mejor modo al mayor n煤mero de personas ( 驴no es esta, acaso, la primera funci贸n del lenguaje?), con la finalidad de acercar a聽 los聽 ciudadanos聽 un lenguaje que tradicionalmente ha sido considerado complicado intentando聽 simplificar聽 el聽 excesivo聽 formulismo de聽 los聽 textos聽 y聽 corregir聽 el聽 barroquismo expresivo que los ha caracterizado.

Y es aqu铆, precisamente, donde empiezan los titubeos. 驴Se trata de convertir este lenguaje especial en lenguaje com煤n y corriente? 驴El camino es eliminar la esencia y la tradici贸n del lenguaje jur铆dico-administrativo? Pues s铆 y no. El lenguaje jur铆dico, como lenguaje especializado, no puede renunciar a su c贸digo propio, sobre todo cuando algunos elementos de ese c贸digo lo que hacen es reforzar la exactitud de los contenidos: muchas locuciones latinas expresan principios generales del Derecho y su uso se justifica tanto por la concisi贸n (econom铆a del lenguaje) como por minimizar la posibilidad de que se hagan diferentes interpretaciones de lo escrito. Pedir a los letrados, jueces o magistrados que renuncien a ellas ser铆a desposeerlos de una de sus herramientas de trabajo y no es extra帽o que se resistan a ello con todas sus fuerzas, aunque esta visi贸n de las mejoras resulte ligeramente banal y superficial y se quede en la mera an茅cdota. Los cambios deben ser entendidos como propuestas para comunicarse mejor, ni m谩s ni menos. Debemos tener en cuenta que el destinatario del mensaje puede ser un jurista o un lego en derecho y en los dos casos debemos ser capaces de hacernos entender con el m谩ximo rigor y el menor esfuerzo por las dos partes. Asumamos que el lenguaje jur铆dico padece una gran enfermedad: no se escribe para que se entienda y, muchas veces por esta causa, olvidamos tr谩gicamente las normas m谩s elementales de la sintaxis y la gram谩tica. 驴De verdad no se puede escribir de manera m谩s sencilla? 驴Todo debe ser impersonal, distante, pretencioso, llen铆simo de subordinadas, erudito y afectado?

En los a帽os 60 y 70 los pa铆ses de 谩mbito anglosaj贸n ya comenzaron a preocuparse por que el lenguaje jur铆dico fuera m谩s claro. En Espa帽a estamos empezando a dar los primeros pasos de lo que confiamos que sea un largo recorrido.

Foto: Pixabay

Y t煤 驴crees que el lenguaje jur铆dico necesita modernizarse y unificarse? Esperamos tus comentarios: utiliza el formulario que encontrar谩s a continuaci贸n. Si te ha gustado esta entrada, no dudes en compartirla en tus perfiles en redes sociales o por email utilizando estos iconos.

Formaci贸n ICATF

La importancia de la formaci贸n continua del abogado

El modelo del ejercicio profesional de la abogac铆a ha cambiado vertiginosamente en los 煤ltimos veinte a帽os, eso es algo incuestionable. As铆, la formaci贸n continua del abogado se ha convertido en una verdadera necesidad no s贸lo para los abogados noveles, necesitados de un complemento formativo que les permita adquirir habilidades necesarias para su completo desarrollo profesional, sino tambi茅n para los m谩s experimentados, a quienes tampoco viene mal una actualizaci贸n de sus conocimientos para mantenerse en liza en un sector cada vez m谩s competitivo y en permanente transformaci贸n.

 

La formaci贸n continua en la abogac铆a ha de basarse en el vertiginoso proceso de creaci贸n y modificaci贸n legislativa que vivimos, como en la necesidad que tienen los letrados de adquirir y desarrollar unas capacidades de gesti贸n empresarial y personal que tal vez hace unas d茅cadas no resultaban tan primordiales para el ejercicio de la profesi贸n o la gesti贸n de un despacho, como aquellas vinculadas a la inteligencia emocional.

 

Adem谩s, el salto en innovaci贸n tecnol贸gica que a muchos parece haber cogido a contramano 鈥攜 se resisten a asumir鈥, nos obliga a un permanente reciclaje de nuestros conocimientos tanto en el 谩rea legal como en la comercial. Por si esto fuera poco, nos encontramos tambi茅n con la demanda formativa del mercado internacional, fruto de un mundo ya definitivamente globalizado, que incluye tanto el aprendizaje de otros idiomas y su correspondiente especializaci贸n en lenguaje jur铆dico como los aspectos culturales de pa铆ses con formaci贸n y tradici贸n distintas a las nuestras.

 

El principio de la formaci贸n continua debe arrancar de un sentido vocacional de la profesi贸n, y, sin duda, influir谩 notablemente en la manera de ejercerla. No se trata de una simple colecci贸n de conocimientos y certificados, m谩s bien de que una serie de habilidades nos proporcionen las competencias necesarias para desarrollar nuestra labor de la mejor forma posible.

 

Por lo dem谩s, lo formaci贸n no debe estar circunscrita a una acumulaci贸n de conocimiento normativo o jurisprudencial aderezada con el dominio de las herramientas tecnol贸gicas al uso. Formaci贸n ser铆a tambi茅n, en un sentido m谩s amplio del t茅rmino, la aprehensi贸n de otras capacidades (tal que la oratoria) o saberes (la historia siempre ser谩n un gran punto de partida) m谩s cercanos de los que nos pueda parecer para armar una argumentaci贸n sin riesgo de repetirnos, de mal copiar o de caer en la nader铆a.